¿Con qué frecuencia te pellizcás?

Cómo pellizcarte más seguido puede convertirse en tu lifehack para tener una buena vida.

Hola querido Welfier, hoy no vengo a hablarte de inversiones, economía y todo eso... hoy quiero que empieces a pellizcarte más seguido.

—¿Pellizcarme? ¿De qué estás hablando?

Sí, quiero que te detengas a mitad del día y pienses:

"¿Qué tan genial es esto? Tengo mucha suerte".

Esos son tus "momentos de pellizcarme". No tienen que ser grandes hitos en la vida, como los objetivos a largo plazo que tenés armados en Welfi, no... nada de eso.

❤️
A veces, son sólo las pequeñas cosas que te hacen sentir bien.

Pequeñas cosas como:

  • Tomarte un rico café a la mañana.
  • Disfrutar de una ducha calentita a mitad del día.
  • Trabajar desde donde quieras.
  • Aprovechar una conexión Wifi rápida.
  • Practicar ese deporte que te gusta.
  • Ordenar tu espacio de trabajo para arrancar el día.
  • Abrir Spotify y escuchar la playlist del día.
  • Ir al gimnasio y pensar en el hábito que conseguiste.
  • Etc, etc...

¿Se entiende la idea?

Entonces, si un día tiene 1440 minutos, un buen día se trata de la proporción entre los momentos de pellizco y todo lo demás.

Llevandolo un poco más lejos: ¿de qué se trata una buena vida?

Simple. Es la misma proporción de "pellizcarme". Una proporción alta significa que en tu vida lo estás logrando. Una proporción baja significa que estás atrapado en modo piloto automático.

¿Cómo se pueden crear más momentos de pellizcarme?

  1. Encontrá las victorias. Mirá alrededor. La mitad de la magia consiste simplemente en darte cuenta cuando la vida guiña el ojo. Esos son los momentos que no tienen que pasar desapercibidos.
  2. Mezclá tu rutina. Casi siempre romper la rutina te lleva a descubrir nuevos caminos y formas de "hacer las cosas". Trabajá desde otro lugar, cambiá el recorrido de la caminata, conocé nueva música. Son todos pequeños ajustes que te sacan del modo piloto automático y te ponen en modo "Ah-ha, de esto se trata".
  3. Hacé un listado de "Wow". Anotá cosas que constantemente te dejen sorprendido (para bien). Mantenelo a mano y recordá esos momentos a lo largo de la semana. Puede ser una canción que te ponga la piel de gallina o un libro que cambie tu forma de pensar, siempre reservá tiempo para volver a este listado y hacerlo.
  4. Date un capricho. Guardá una pequeña cantidad de dinero cada mes para hacerte un regalo (guiño-guiño Welfi Pesos). Este número es diferente para todos. Usalo para gastaren esos productos o experiencias que te interesen. Estas pequeñas metas y alegrías te mantienen en el camino.
  5. Perseguí la alegría, no sólo la productividad. No son solo horas, también son momentos felices. ¿Qué tareas te iluminan el día? Hacé más de esas.

Mi momento de pellizcarme hoy:

Llevamos a nuestros hijos al cole (no alcanzamos a escuchar el "hola! de la 100" con el resto de padres yendo al cole pero no importa). Cuando volvimos mi esposa preparó un rico café con huevo revuelto, mientras pongo música de fondo y escribo este post para el que necesite leerlo.

Cuántas cosas geniales empezando el día. Hay que prestarle atención nada más.

El consejo es simple: empezá a aumentar tu proporción de pellizcos o intentá visualizarlos más, porque seguro ahí están.

Inspirado en el newsletter matutino que leo de Greg Isenberg.